image287

MANUAL DE PREGUNAS Y OBJECIONES

 MANUAL DE PREGUNAS Y OBJECIONES - Escuela de Evangelismo

 

Introducción:


Cuando estés hablando con los perdidos encontrarás muchas preguntas y objeciones. Las escrituras nos dicen: “estén siempre listos para dar una respuesta a cada hombre que pregunte sobre la razón de la esperanza que habita en nosotros” Así que es sabio estudiar las respuestas para las preguntas que más probable nos harán. Trata de usar versículos bíblicos en tus respuestas. Recuerda la palabra de Dios nunca vuelve vacía. (1 Pedro 3:15) Isaías 55:10-11


Jesús a menudo era confrontado con preguntas y siempre supo dar una respuesta convincente. Aquí encontrarás muchas respuestas a algunas de las objeciones más comunes, pero puede haber muchas más.  No tengas temor de responder, recuerda las palabras de Jesús: … no os preocupéis por cómo o qué habréis de responder, o qué habréis de decir; porque el Espíritu Santo os enseñará en la misma hora lo que debáis decir. Lucas 12:11b-12


Para preguntas escribir a info@escueladeevangelismo.com. Favor no reproducir sin antes dejarnos saber. Si tienes otras preguntas y Objeciones por favor envíelas para añadirlas aquí. 

Estas preguntas y objeciones y respuestas bíblicas las ofrecemos como recurso gratuito para todos aquellos que quieren se obedientes a la gran comisión y sienten pasión por los perdidos. © 2012, Revisado © 2020.



1. ¿Y qué de los que nunca han oído de la ley de Dios y de los Diez Mandamientos? ¿Se perderán también?


Todos los que sin la ley han pecado, sin la ley también perecerán; y todos los que bajo la ley han pecado, por la ley serán juzgados, pues no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino que los que obedecen la ley serán justificados. Cuando los gentiles que no tienen la ley hacen por naturaleza lo que es de la Ley, estos, aunque no tengan la Ley, son ley para sí mismos, mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia y acusándolos o defendiéndolos sus razonamientos en el día en que Dios juzgará por medio de Jesucristo los secretos de los hombres, conforme a mi evangelio. (Romanos 2:12-16 RV95) Ver también Juan 15:22 y Hechos 17:30.


Además ¿Por qué hemos de preocupas tanto por los que nunca han oído de la ley de Dios? Los que en realidad se deben preocupar han de ser lo que conocemos y sabemos que somos culpables de ella. Debemos voltearnos a y creer en Jesucristo para salvación, en fe y en arrepentimiento Dios nos convierte hacia él para que sean perdonados nuestros pecados. (Hechos 3:19)


Jesús dijo: Si yo no hubiera venido ni les hubiera hablado, no serían culpables de pecado. Pero ahora no tienen excusa por su pecado. (Juan 15:22)



2. “Me siento que soy demasiado pecador.”


El sacrificio de Jesús es suficiente para limpiar el peor de los pecados. 

Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro. Hebreos 4: 14-16


...pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado. 1 Juan 1:7 

El que encubre sus pecados no prosperará; mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia. Proverbios 28:13



3. “Todos de una forma u otra hemos violado la ley… Si el hombre ha de ser juzgado por ese estándar entonces nadie se salvará”


Es cierto. La Biblia lo dice en Romanos 6:23, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios. También en Proverbios 5:20 dice: Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque. 

Por eso debemos acudir a Dios en una actitud humildad y confesando que somos pecadores y creyendo en Jesucristo y depositando nuestra confianza en aquel que murió por nosotros y que vivió la vida perfecta que nosotros no podíamos vivir. (Romanos 5:8) (Juan 3:16) (Hechos 3:19)



4. “¿Qué te da el derecho de juzgarme?” 


No trato de juzgarte, yo también soy culpable como tú de haber violado los mandamientos. Dios solo quiere mostrarnos por la ley que somos transgresores y que no somos tan buenas personas como creemos.  (Romanos 3:20)


La ley está escrita en nuestros corazón, y nos da testimonio a nuestra conciencia  que hemos pecado. (Romanos 2:12-16) (Gálatas 3:19)


Jesús dijo: Al que oye mis palabras, y no las guarda, yo no le juzgo; porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo. El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero. Juan 12:47-48

Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; por cuanto ha establecido un día en él cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos. Hechos 17:30



5. “Reconozco que he violado muchos de los mandamientos, pero hago más cosas buenas que malas, y ayudo a otros.”


Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Efesios 2:8-9.

Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia. Isaías 64:6


Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley. Romanos 3:28


Mucha gente trata de acallar su conciencia haciendo cosas buenas, sin embargo, sus corazones no son rectos delante de Dios, aun continúan deleitándose robándole a su empleador, usándoles los útiles de oficina, etc.., o mintiendo en sus impuestos.  Entonces dan una donación de caridad u ofrecen algún trabajo voluntario para acallar sus conciencias en vez de confesar sus miserias. 


El tratar de sobornar al Juez del Universo o tratar de equilibrar la balanza con EL no nos ayudará porque este Juez no será un juez corrupto. Él debe castigar a todos los pecadores, lo cual él lo hizo en Cristo. Las buenas obras no pueden ganar el favor de Dios, la salvación es un regalo, solo por gracia. Para que Dios haga una excepción con nosotros debemos primeramente creer en él, confiar solo en él, en una actitud de fe y arrepentimiento. En su muerte a favor de nosotros en la cruz. Solo de esa manera Dios pasará por alto nuestro caso en el día del juicio final.



6. “No siento que he ofendido a Dios”


Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros. 1ª de Juan 1:8-10.


¿Qué crees que nos mataría si saltamos de un avión sin paracaídas? No es solo el hecho de que no tengamos un paracaídas, sino porque hemos violado la ley de la gravedad. 


De igual manera al pecar hemos violado la santa ley de Dios y al saltar a la eternidad estaremos en graves problemas si no nos hemos reconciliado con Dios y  puesto el paracaídas que Dios ha provisto para nosotros el cual es Jesucristo. El es el paracaídas que nos hace falta para dar este salto confiadamente. 


 La Biblia dice. La noche está avanzada y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas y vistámonos las armas de la luz... Vestíos del Señor Jesucristo y no proveáis para los deseos de la carne. Es decir, no tratar de validarnos en nuestra  obediencia, que es corrupta. (Romanos 13:12,14) Debemos vestirnos del Señor Jesucristo, de su justicia, de su santidad, así como nos pondríamos un paracaídas al saltar de un avión. 



7. “Yo nunca he mentido, robado, mirado con lujuria o blasfemado. No creo que he pecado”


Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros. 1ª Juan 1:10.

Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque. (Proverbios 5:20) 

La Biblia afirma que todos hemos pecado: Por cuanto todos pecaron están destituidos de la gloria de Dios. (Romanos 6:23).


 Además, dime: ¿Crees que podamos afirmar que hemos guardado el primer mandamiento? ¿Siempre hemos amado a Dios por encima de todas las cosas, con todo el corazón, alma, mente y fuerzas? 


 Alguien está mintiendo - o mentimos nosotros o miente Dios. Y la Biblia nos dice que es imposible para Dios mentir (Hebreos 6:18; Tito 1:2).



8. “Más adelante en mi vida me pondré a cuentas con Dios” Todavía tengo tiempo para divertirme un poco. 


Jesús dijo” ¿Y por qué no juzgáis por vosotros mismos lo que es justo? Cuando vayas al magistrado con tu adversario, procura en el camino arreglarte con él, no sea que te arrastre al juez, y el juez te entregue al alguacil, y el alguacil te meta en la cárcel. Te digo que no saldrás de allí, hasta que hayas pagado aun la última blanca. Lucas 12:57-59.


La Biblia dice: Hoy es el tiempo aceptable, hoy es el día de salvación. 2ª Cor. 6:2. Si escuchas hoy su voz no endurezcas tu corazón. Salmos 95:8

Debemos procurar pedirle a Dios su perdón y poner la fe en él por medio de Cristo, ahora que hay tiempo. Mañana puede ser demasiado tarde.



9. “No creo alguien pueda llegar a conocer a Dios.”


Te voy a preguntar algo: ¿Cómo puedes saber si va a llover? 


Jesús dijo esto: Cuando ustedes ven que se levanta una nube en el occidente, en seguida dicen: "Va a llover", y así sucede. Y cuando sopla el viento del sur, dicen: "Va a hacer calor”, y así sucede. El dijo: ¡*Hipócritas! Ustedes saben interpretar la apariencia de la tierra y del cielo. ¿Cómo es que no saben interpretar el tiempo actual? Lucas 12:54-56


  Dios ha de abrir nuestros ojos para darnos cuenta de que si existe una creación también existe un Creador. 


 Porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. Romanos 1:19-20


 Así como creemos en la ley de la gravedad o en el aire, no los vemos, pero sabemos que si existen. Dios nos invita a que creer en él, por la fe. Si crees en Jesucristo, confiesas tus pecados a El por la fe, Dios se revelará a tu corazón de manera muy real y pondrá nuevos deseos en ti que serán conforme a su voluntad, aunque siempre te dejará ver tu necesidad del evangelio. 



10. “Reconozco que he pecado, creo en Jesús, pero aun no estoy listo para arrepentirme, pero sé que Dios me va a perdonar”


Si en verdad reconocemos nuestro pecado y creemos en la persona y la obra de Jesús, el arrepentimiento vendrá junto con esa fe. 


Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados... Hechos 2:37

Jesús dijo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente. Lucas 13:3

El Señor....es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. 2ª Pedro 3:9


Estas viendo el arrepentimiento como algo que tienes que dejar de hacer para ser aceptado por Dios y crees que tienes mucho tiempo para hacerlo cuando en realidad no sabes si puedes morir hoy. Ese no es el arrepentimiento bíblico, eso es tratar de cumplir la ley para ser salvo y de esa manera no podremos justificarnos delante de Dios. (Gálatas 3:10, Santiago 2:10, Romanos 3:20)


El arrepentimiento es ese voltearte a Dios en fe, reconociendo tu miseria y mirando a la cruz, a Jesús como tu única esperanza. También es ese cambio de mente de que tu no puedes darle a Dios todo lo que el pide, pero ahora miras a Cristo en fe y su obra por ti. 


Dios es perdonador, si, pero solo para con aquellos que creen en su Hijo Jesucristo y confiesan que son pecadores. El arrepentimiento es un cambio de mente reconociendo el pecado que mora en nosotros y un voltearnos a la cruz en fe, esto nos llevará a un cambio de nuestras acciones por amor a Dios. Dios nos manda no solo a que nos arrepintamos, y confesemos el pecado, sino a que confíenos en él como nuestro Salvador. 


El mañana no está asegurado. La eternidad es mucho tiempo para cometer un error aquí en la tierra. 



11. “Yo he nacido de nuevo muchas veces, he hecho esa oración varias veces”


Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.

A lo mejor no tienes claro el concepto de lo que significa nacer de nuevo. Puede que pienses que has nacido de nuevo porque has repetido una oración o has pasado al frente del altar de una iglesia o algo así, sin embargo, el nuevo nacimiento del que hablaba Jesús es absolutamente esencial para que los pecadores entren al cielo.  


Este nuevo nacimiento incluye un genuino arrepentimiento de tu insuficiencia ante los mandamientos de Dios y plena confianza en Jesús para salvación. El arrepentimiento es la convicción o conocimiento de nuestro pecado delante de Dios como culpables y dignos de condenación que nos lleva a la confesión del pecado con fe en Cristo Jesús para salvación de donde los frutos de tal arrepentimiento se originan.


Los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne, con sus pasiones y deseos. Gálatas 5:24. [es decir, todo intento de justificarse por ellos mismos] 



12. “Si Dios es perfecto ¿Por qué hizo una creación imperfecta? y ¿Por qué nos dejó pecar?”


Dios hizo perfecto al primer Adán, y también le dio un libre albedrío, pero el primer hombre pudiendo obedecer perfectamente no lo hizo. Desde entonces nacemos ya heredando el pecado en Adán y nuestro libre albedrío está caído y por eso no puede inclinarse siempre al bien. 


…así como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. Romanos 5:12

Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida. Porque, así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos. Pero la ley se introdujo para que el pecado abundase; mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia; para que así como el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo. Romanos 5:18-21.


 Dios muestra su amor para con nosotros en que siendo aun pecadores Cristo murió por nosotros. Romanos 5:8.



13. “Reconozco que he quebrantado muchos de los mandamientos pero, ¿quién no lo ha hecho?”


Así como todos los violadores de la ley debieran de enfrentar la justicia también los violadores de la ley de Dios tendrán que enfrentar a un Dios Justo en el día del juicio.


 ¿Y piensas esto, oh hombre, tú que juzgas a los que tal hacen, y haces lo mismo, que tú escaparás del juicio de Dios? ¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento? Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios, el cual pagará a cada uno conforme a sus obras: vida eterna a los que, perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad, pero ira y enojo a los que son contenciosos y no obedecen a la verdad, sino que obedecen a la injusticia; tribulación y angustia sobre todo ser humano que hace lo malo... Romanos 2:3-9


 Las personas que han creído entienden que si hay algo de obediencia en ellos es solo por agradecimiento, sus frutos de arrepentimiento salen porque han conocido la bondad de Dios a favor de ellos y no abusan de la gracia dada a ellos. Ellos no juzgan a otros porque ellos mismos saben que son pecadores que fallan todos los días…



14. “Trato de leer la Biblia pero no la puedo entender.”


Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. (1ª Corintios 2:14)


 Pero el entendimiento de ellos se embotó; porque hasta el día de hoy, cuando leen el antiguo pacto, les queda el mismo velo no descubierto, el cual por Cristo es quitado. Y aun hasta el día de hoy, cuando se lee a Moisés, el velo está puesto sobre el corazón de ellos. Pero cuando se conviertan al Señor, el velo se quitará. (2ª Corintios 3:14-16)


 Dios nos quita el velo cuando entendemos su gracia, y que la salvación es un regalo de Dios y que no hay nada que nosotros podamos hacer para recibirla. Es un continuo reconocer que no hay justicia en nosotros que nos pueda ayudar, que somos pecadores y continuamos pecando a través de nuestra vida cristiana. No hay nada en nosotros que podamos traer como una ofrenda de nuestra justicia porque nuestra justicia no es perfecta, solo la justicia de Cristo es suficiente. 



15. “Cuando estás muerto todo se acabó, se apagaron las luces y ya, estás muerto, ¿entiendes?”


¿Y qué si estás equivocado y la Biblia tiene la verdad? 

Dios no pasará por alto el pecado si antes no has confesado que eres un pecador y que necesitas de su perdón. La Biblia dice que Dios no dará por inocente al que ha violado su Ley. 


 ¿Sabes lo que dice la Biblia de las personas que deciden confiar en Jesús? 

Dice: “El que en él cree (en Jesús), no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios. Juan 3:18-21.


 Tienes tu cabeza en la guillotina y la soga está podrida. Corres un riesgo muy alto que no vale la pena tomar.



16.  “¿Y quién hizo a Dios?”


Dice el necio en su corazón, no hay Dios” (Salmos 14:1). 

A Dios nadie lo ha visto nunca; el Hijo unigénito (Jesucristo), que es Dios y que vive en unión íntima con el Padre, nos lo ha dado a conocer. Juan 1:18


 No podemos compararnos con Dios porque Dios es eterno y nosotros no. Nosotros estamos limitados por el tiempo, pero el no. El es eterno y El está en otra dimensión que no tiene límites como nosotros.

[Dios] todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos [los hombres], sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin.  Eclesiastés 3:11 

Gloria de Dios es encubrir un asunto; pero honra del rey es escudriñarlo. Proverbios 25:2. 


 Pídele a Dios que si él es real que se revele a tu corazón y el lo hará y te dará una clara señal en la persona y la obra de Jesucristo. 



17. “Tú no puedes estar seguro de nada. Todo es relativo y no hay nada absoluto”


El decir que no hay absolutos es también una declaración así que no puedes estar cien por ciento seguro que el afirmar que no hay absoluto es una verdad. 

Jesús dijo: ...tu palabra es verdad. (Juan 17:17) También dijo: …yo soy la verdad, Juan 14:6.


 Procura no equivocarte en cuanto a tu salvación eterna, puede que estés en riesgo por tener una creencia equivocada. 

Si te paras en una autopista de alta velocidad y dices que no crees en los autos, eso no cambia para nada la realidad, tarde o temprano serás arrollado por uno de ellos.



18. “No creo que el infierno es un lugar real, creo que el infierno esta aquí”


¿De dónde sacas esa información? El hecho de que no creas en el infierno no tiene importancia. 


Está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio. Hebreos 9:26


Si cruzo una autopista cuando se aproxima un camión de 18 ruedas y digo: "Yo no creo en los camiones de 18 ruedas", mi falta de fe no va a alterar la realidad».


La Biblia dice: Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no puede matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno. Mateo 10:28. Ese es Dios, el que al final de tu vida tendrá la ultima palabra en cuanto a tu destino eterno.

Jesús dijo: Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón.  Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. Mateo 5:27-29


¿Venderías tus ojos por 100 millones de dólares? ¿No, cierto?  Entonces, si valoras tanto tu vista porque no consideras tu destino eterno. Esto en realidad es lo más importante.



19. “¿Por qué existe tanto sufrimiento?” ¿Si Dios es amor porque lo permite?


El pecado y el sufrimiento no pueden separarse. Si alguien engaña a su esposa y ella se entera, ¿qué se puede esperar?, sufrimiento y dolor... no solo para el que engaña sino para todos los del núcleo familiar, incluyendo a los hijos.


 La Biblia dice: No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna. Gálatas 6:7-8. Esto no quiere decir que el creyente no sufre porque él también es un pecador.


 La Biblia dice, “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron” (Romanos 5:12). 


 Enfermedad, sufrimiento, y muerte entraron al mundo como resultado del pecado del hombre. No debemos culpar a Dios, sino al hombre. En lugar de ver el sufrimiento como excusa para rechazar a Dios, el sufrimiento debe servir realmente como motivo para volver a El.


 No tenemos la respuesta para cada situación específica de sufrimiento, pero gran parte es causado por el pecado del hombre. A pesar de este misterio, el cristiano confía en Dios.


 Dios creó perfecto al hombre, y éste vivió en un mundo perfecto sin sufrimiento hasta que pecó.  Jesús dijo: En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo. Juan 16:33 


 En el reino de Cristo no habrá más dolor, ni sufrimiento ni enfermedad, o muerte ni más llanto. Solo tenemos que estar seguros de que estamos reconciliados con él. 



20.  “¿Por qué hay tantas religiones diferentes?”


La mayoría de las religiones tienen algo en común: Todas deben hacer algo para ganarse el cielo. Todas tratan de aliviar la conciencia, la culpa y deshacerse del pecado haciendo buenas obras, actos de sacrificios, etc., pero Jesús dice: 

…todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará. Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma? Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras. 


 Si Dios nos paga conforme a nuestras obras estamos condenados. Porque hemos pecado y violado sus leyes; hemos mentido, robado, mirado con lujuria, etc… 

El cristianismo es diferente a las demás religiones porque, aunque Dios exige santidad y rectitud, Cristo vivió la vida justa y perfecta que Dios pedía mas en cambio fue crucificado, muerto y sepultado, pero resucitó, y ahora por su obra Dios nos ofrece el perdón de pecados a todo aquel que por la fe confía en su persona y su obra. Lucas 24:47. 


 La sangre de Cristo puede limpiar nuestras conciencias de las “obras muertas” de nuestros esfuerzos inútiles, de todos nuestros buenos intentos para sobornar a Dios. (Hebreos 9:14). Jesús es el único que puede salvarnos del pecado y la muerte. Hechos 4:12 y Juan 14:6. El tomó sobre sí nuestro castigo.

 

21. “¿Por qué hay tantas denominaciones? ¿Quién tiene la verdad?


La verdad es Cristo. ¿Cómo puedes alguien saber si esta en la verdad? La manera en que Dios quiere que nos examinemos es para saber si estamos en Cristo, es decir, si estamos confiando en su persona y su obra para salvación y no en nuestra obediencia. Confiando en Jesucristo; en lo que el hizo, no en lo que nosotros podemos hacer. (1 Juan 2:22; 5:10). Es aquel que se reconoce a si mismo como un pecador, que sabe que no tiene ninguna justicia en él aparte de la que Cristo le da por la fe (1 Juan 1:8,10), es aquel que necesitas cada día el perdón de Dios (1 Juan 1:8; 2:1). Pero que conoce también que aquel hombre de pecado e inicuo que solías ser ya no es quien Dios dice que él es. Es aquel que ya tiene la seguridad de que sus pecados han sido perdonados (1 Juan 2:12; Colosenses 3:7, Juan 15:3).


 Hay muchas religiones y todas ellas guían al esfuerzo y a las buenas obras para alcanzar el favor de Dios, el verdadero cristianismo dice ya yo lo di todo por ti, lo hice todo por ti, eres perdonado al creer, ahora sale y sirve en amor.



22. “Todas las religiones conducen al mismo lugar.”


¿De dónde obtienes esta información? Solo el cristianismo dice que “hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” 1 Timoteo 2:5. Jesús mismo lo dijo: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6). 


 Si las otras religiones dicen que hay muchos caminos para llegar a Dios, ¿Por qué entonces no aceptan las palabras de Jesús que dijo: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.”



23.  “Tengo muchas cosas que hacer antes de ser cristiano.”


Jesús dijo: Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? Mateo 16:26. 


 ¿Qué otras cosas podemos hacer que sean más importante que ponernos a cuentas con Dios? Alguien en la Biblia quiso hacer eso y cuando pensó que iba a empezar a disfrutar la vida Dios le dijo: “Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios. Lucas 12:18-21.” 

He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación. 2 Corintios 6:2 



24.  “No quiero tener que dejar de hacer lo que estoy haciendo”


El cristianismo no consiste en dejar de hacer algo para que Dios nos perdone. Te estás midiendo por tu justicia y Dios nos hallará culpable si nos medimos por nuestra propia justicia. (Romanos 3:20) 


 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. 1 Juan 1:9.


 Si tan solo vieras el amor de Dios por ti procederías al arrepentimiento. 

“¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento? Romanos 2:4”

Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero. 1 Juan 4:19 


 La eternidad es un tiempo muy largo para pasarlo separado de Dios. Reconocer nuestros pecados y voltearnos a Dios en fe y arrepentimiento, después él pondrá en en nosotros tanto el querer como el hacer por su buena voluntad. 


 Jesús dijo: “Porque ¿qué aprovechará el hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?” Marcos 8:36.



25. “Ya yo acepté a Cristo antes, ahora no soy tan fanático”


No se trata de ser fanático, se trata de amar a Dios y tenerlo como nuestro único consuelo tanto en la vida como en la muerte. 


 Dios nos regala los medios de gracia como, la lectura de su palabra, la oración, la comunión entre hermanos en predicación y canción, para que crezcamos y nos mantengamos firmes en la esperanza de Cristo. Estos medios nos ayudarán a no estar tibios sino a disfrutar de la obra de Dios en nuestras vida. 


 Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar. Hebreos 12:1-3



26.  “No debieras hablar tanto del pecado. ¿No dice la Biblia Dios es amor?” 


Si lo dice, pero también dice que es fuego consumidor.  Hablamos del pecado porque “sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios; ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado. Romanos 3:20


  Precisamente porque Dios nos ama nos advierte que reconozcamos nuestros pecados y lo miremos a él como nuestra única justicia. Sino confiamos en él terminaremos en el infierno.


Sabes que Jesucristo habló en más ocasiones del infierno que del cielo. El habló con duras palabras como estas: hipócritas, necios, ciegos, hijos del infierno, etc… 

también con un látigo echó fuera del templo a todos los que profanaban el templo.

Pero es su bondad y su amor la que nos lleva al arrepentimiento. “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que, siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Romanos 5:8.”



27. “Dios me hizo así y si cometo pecado esa es su culpa.”


Echarle la culpa a Dios no nos quitará la responsabilidad, al contrario, acusas a Dios de ser malo.  Si un juez sabe que eres culpable de nada servirá echarle la culpa a otro. Dios nos juzgará individualmente, no en grupo para que podamos decir: yo soy mejor que este o aquel otro. 


 Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte. Amados hermanos míos, no erréis. Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación. El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas. Santiago 1:13-18

…pero ellos darán cuenta al que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos.1 Pedro 4:5. 



28. “¿Se puede pecar y aun seguir siendo cristiano?”


¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. Romanos 6:1-4 


 Mientras estemos en la carne vamos a continuar pecando, pero la diferencia es que el creyente no se deleita en el pecado, sino que lo reconoce y reconoce su muerte. 


 Cuando el creyente peca se entristece y reconoce su maldad y mira a la cruz en fe y arrepentimiento. El cristiano es llamado a resistir al diablo a la carne y al mundo, pero vivimos en la esperanza de Uno que lo pudo hacer a favor de nosotros.  

El hecho de que ya seas cristiano no quiere decir que no experimentaras tentaciones y a veces caer en el pecado, pero el Espíritu Santo siempre estará allí para redargüir a los hijos de Dios para recordarles quienes son en Cristo y voltearlos en arrepentimiento y fe a una justicia superior a la de ellos. 

Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios. 1 Corintios 6:11


 Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna. Romanos 6:22



29.  ¿Y tú que? ¿A poco no has codiciado o adulterado con la mente?


Si confieso que lo he hecho también, he quebrantado los diez mandamientos, de hecho, o en acción y en pensamiento.  La Biblia dice “no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios. Romanos 3:23 


 ¿Qué, pues? ¿Somos nosotros mejores que ellos? En ninguna manera; pues ya hemos acusado a judíos y a gentiles, que todos están bajo pecado. Como está escrito:  No hay justo, ni aun uno; No hay quien entienda. No hay quien busque a Dios. Romanos 3:9-11


 De hecho, Dios nos exhorta a no negar el pecado.  “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros. 1 Juan 1:8-10

¿Qué diremos, pues? ¿La ley es pecado? En ninguna manera. Pero yo no conocí el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás. Romanos 7:7


 Este es el consejo de Dios: Rom. 13:14 …vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne. 

Y también dice así en Gálatas 5:16-24. Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis. Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley. Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. Mas el fruto del Espíritu es, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. 


 Aunque Dios está airado con el pecador todos los días ya la ira de Dios está apaciguada en Cristo para todos aquellos que llegan a la fe de Jesús. Dios nos puede dar nuevos deseos por el amor con que nos ha amado.



30. “Decir que Jesús es el único camino a Dios es muy radical e intolerante”


 Es aquí donde viene la fe en acción, nadie en la historia hizo ese reclamo. Tampoco nadie pudo vivir la vida de santidad y obediencia que Jesucristo le dio a Dios. Ni nadie puso su vida voluntariamente por el malo.  


 Jesús mismo lo dijo en Juan 14:6: “Yo soy el Camino, y la Verdad, y la Vida; nadie viene al Padre, sino por mí.” También la Biblia lo dice en otra parte, “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hechos 4:12), y dice también “Porque hay un sólo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres: Jesucristo hombre” (1ª Timoteo 2:5). 


 Solo Jesucristo dio pruebas de que el era tanto hombre como Dios, solo él resucitó de entre los muertos y venció la muerte. ¿No crees que debes creerle cuando dijo que el era el único camino hacia Dios? Procura no equivocarte en esta verdad, tu salvación podría estar en juego.



31  “Necesito ver para creer. Si Dios es real que me de alguna seña y creeré”


 ¿Necesitas ver al constructor de un edificio para saber que alguien hizo el edificio? ¡No!, De la misma manera, al ver la creación no necesitas tener que ver a Dios para saber que el la hizo. Muy dentro de nosotros, al ver tantas cosas maravillosas en la creación de este universo confesamos que Dios es real. 


 No tenemos excusas ante Dios.  La Biblia dice:  “Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.  Romanos 1:20”

Jesús le dijo a Tomas el incrédulo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron. Juan 20:29 


 En la Biblia Jesús hizo muchas señales sobrenaturales y aun mucha gente no creyeron en El. Pero en cierta ocasión unos escribas y fariseos le dijeron: Maestro, deseamos ver de ti señal. Y él les respondió: La generación mala y adúltera demanda señal; pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás. Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches. 

Entonces les dijo: Los hombres de Nínive se levantarán en el juicio con esta generación, y la condenarán; porque ellos se arrepintieron a la predicación de Jonás, y he aquí más que Jonás en este lugar. Mateo 12:38-41.


 La señal más grande que Dios nos dio a los hombres fue la resurrección de Cristo. Dios nos ha provisto todo lo que necesitamos en Cristo, él nos da otra muestra que es real al mostrarnos que somos pecadores por su ley, pero podemos ser libres de la condenación en el día del juicio por la sola fe en la persona y la obra de Jesus. El dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron. (Juan 20:29)



32.  “Esperaré hasta que sea más viejo y entonces me pondré a cuentas con Dios”


 Muchos juegan a la ruleta rusa con cinco balas en el revolver en este asunto y han pasado a la eternidad sin confesar sus pecados y sin creen en Cristo como su mediador y substituto. Cada día muchas personas mueren instantáneamente y lo mas triste no le han permitido a nadie les hable de cómo el hombre es reconciliado con Dios. 


 La Biblia dice: "Si hoy oyeres su voz, no endurezcáis vuestro corazón". Hebreos 4:7. "Hoy es el día aceptable" HOY ES EL DIA DE LA SALVACION. 2 Corintios 6:1,2. Busca al Señor AHORA, mientras aún puedes encontrarlo. Isaías 55:6,7. Mañana podría ser demasiado tarde.


 Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios. Lucas 12:20-21



33. “Necesito limpiar mi vida primero antes de entregarme a Cristo”


Si intentas reformarte primero para que Dios te aceptes nunca lo lograrás.  ¿Crees que pudieras intentar eso con un juez? ¿Decirle que primero te vas a reformar para que después te juzgue? No, el juez mirará tus delitos pasados y no importará todo el bien que hayas hecho. Estas en deuda con la ley y deberás ser castigado. 

Jesús dijo: … Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento.  Mat. 9:13. También la Biblia dice: Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. 1 Juan 1:9.


 La única forma en que verdaderamente podemos ser limpios es creyendo a la palabra que Cristo nos ha hablado (Juan 15:3). Por medio de la fe y el arrepentimiento, el cual es voltearse a Dios en reconocimiento de nuestros pecados mirando la obra de Cristo en la cruz a nuestro favor. 



34. “Soy muy pecador, no creo que Dios podría perdonar todos mis pecados”


No debes basar el perdón de tus pecados en lo que tú crees acerca de ti, o en tus sentimientos, sino en lo que Dios te dice que hizo por ti. Y él nos dice por la boc de David, un hombre conforme al corazón de Dios: 


…si mirares a los pecados, ¿Quién, oh Señor, podrá mantenerse? Pero en ti hay perdón, para que seas reverenciado. Salmos 130:3

También Jesús nos dice:  Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Mateo 11:28. 

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Juan 3:16 

El que encubre sus pecados no prosperará; mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia... Proverbios. 28:13.”

… y la sangre de Jesús su Hijo nos limpia de todo pecado. 1 Juan 1:7c 

Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Romanos 5:8

Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.   

Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios. Efesios 2:4-8


 No hay pecado tan grande que Dios no pueda limpiar: El derramó su preciosa sangre para pagar por todos tus pecados. Es el deseo de Dios es que creas y confíes solo en El para tu salvación. Un verdadero creyente nunca estará conforme con su obediencia ni con su arrepentimiento, el siempre querrá más y más… pero ya todo eso lo tiene en Cristo. Solo debe descansar y entrar en el reposo de la obra terminada de Cristo a su favor. 



35. “¿Por qué Dios permite el mal? ¿Por qué hay guerras?


El mal entró en el mundo por la desobediencia de un hombre. ¿Te acuerdas que Dios le dijo al hombre no comer del árbol de la ciencia del bien y del mal? Dios le dio al hombre un regalo precioso, el libre albedrío, y el hombre lo corrompió al inclinarse por el mal. Somos nosotros los que nos inclinamos al mal, no es Dios el que nos ocasiona hacerlo.  Dios está enojado con todos los que hacen el mal, no solo con los asesinos sino también con los ladrones y mentirosos, adúlteros, fornicarios, y con aquellos que tienen lujuria y odian. 


 ¿Dime, crees que Dios debiera matar a todos los que hace el mal y así erradicar el mal? Si Dios juzgara el mal hoy, todos los hombres y mujeres inconversos perecerían bajo su ira. Pero Dios es pacientemente para con nosotros no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento y así sean salvos en del día del Juicio. 2 Pedro 3:9b. ¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros? Santiago 4:1.



36. “La Biblia fue escrita por hombres”


Es cierto, pero la diferencia fue que estos hombres fueron inspirados por el Espíritu de Dios para escribir lo que escribieron. 

¿Cuándo escribes una carta, quién la escribe, tú o la pluma? ¿Eres tú cierto? Muy bien, la pluma fue solo el instrumento. Así también Dios utilizó a esos hombres como instrumentos para escribir lo que el quería decirnos. 


 La Biblia demuestra que es la verdad absoluta, ella no se contradice, ella se contesta y se interpreta a si misma y siempre se cumple todo lo que dice. 

Jesús dijo: Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí. Juan 5:39 


 Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia. 2 Timoteo 3:16



37. “Yo espero ir al cielo cuando muera.”


Hay muchos esperan esto, pero están poniendo su confianza en el lugar equivocado; ósea en sus propios esfuerzos y buenas obras o en sus méritos pero, la salvación es por gracia por medio de la fe en otra persona. Solo hay una manera de saberlo, ¿sabes cual es? Simplemente entrarás en el cielo si has creído en el evangelio. ¿Sabes en que consiste el evangelio? En reconocer que eres pecador y que necesitas el perdón de Dios y confiar solo en la persona y la obra de Jesucristo para tu salvación, esto es lo que la Biblia llama fe y arrepentimiento. Nos voleamos a Dios con un cambio de mente de que erramos al blanco al tratar de llegar por nosotros mismos y descansamos en lo que el hizo a favor de nosotros en Cristo.


 La Biblia dice que el Señor es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. 2 Pedro 3:9.

Lo peor que te puede pasar es creer que vas a ir al cielo y estar equivocado. 



38. “Soy culpable, pero creo que iré al cielo”


Depende de donde basamos nuestra seguridad. La Biblia dice que “La paga del pecado es muerte… (Romanos 6:23). Aunque admitamos que somos culpable esto no resolverá tu problema. ¿Crees que un juez que sabe que tiene ante él a un asesino culpable lo debe dejar libre tan solo porque solo admita que el es culpable? Al contrario, Él se asegurará de que el hombre culpable reciba su castigo. 

Si Dios es bueno, su deber es castigar a los asesinos, violadores, ladrones, mentirosos, adúlteros y todos aquellos que viven en contra de la luz interior que Dios le ha dado a cada hombre.  La Biblia dice: Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda. (Apocalipsis 21:8).


 Pero hay esperanza para todo aquel que confiesa su muerte y su miseria y confía en Cristo para su salvación. La Biblia nos da esta esperanza:


 Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro… (Romanos 6:23)

Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos. Juan 10:9

El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él. Juan 3:36


 El arrepentimiento y la fe son dos caras de la misma moneda, ambos son medios que Dios nos da, por gracia. De esta manera somos salvos. Por gracia, a través de la fe, y esto no es de nosotros sino que es un don de Dios, no por obras para que nadie se gloríe. 



39. “Soy culpable y se que si Dios me juzga iré al infierno”


¿Y esto te preocupa? Porque es muy importante admitir que si Dios nos juzga seremos culpables, pero el que nos importe hace la diferencia porque entonces reconoceremos la necesidad de un Salvador.  


Hay personas que se parecen al hombre que le sacó las baterías de su detector de humo porque no quería que el sonido lo molestara. Sabia que le podía salvar la vida pero no tenia efecto sin las baterías. 

Por la ley Dios advierte a nuestra conciencia pero el evangelio nos trae una conciencia alegre y de paz para con Dios. 

Dios hizo algo para salvar a los pecadores.


…La Biblia dice que Dios “es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 Pedro 3:9) 


“El que encubre sus pecados no prosperará; mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia. Proverbios 28:13. 


Dios muestra su amor para con nosotros en que siendo aun pecadores Cristo murió por nosotros. Romanos 5:8. 


Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. (Juan 3:16) 

Cristo vivió la vida perfecta que Dios demandaba en su ley a nuestro favor y sufrió la separación de Dios por causa del pecado y murió la muerte que nos merecíamos, siendo él justo. Por gracia somos salvos. 


Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa. Hechos 16:31



40. “Mi dios es un dios de amor y perdón, y nunca me enviaría al infierno.”


Cuando decimos la frase “para mi Dios es así” y no como dice la Biblia que él es, nos hacemos un dios o un ídolo en nuestra mente, uno con el cual nos sentimos cómodo. Pero el Dios de la Biblia es también santo y justo, y de ninguna manera tendrá por inocente al culpable.  Números 14:18

Jehová, tardo para la ira y grande en misericordia, que perdona la iniquidad y la rebelión, aunque de ningún modo tendrá por inocente al culpable; que visita la maldad de los padres sobre los hijos hasta los terceros y hasta los cuartos.

No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Gálatas 6:7


 La Biblia dice: Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda. (Apocalipsis 21:8) 


 Sin embargo, Dios es misericordioso, y extiende su perdón a todo aquel que se arrepiente y confía en Su hijo, Jesucristo.

Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. Romanos 6:23. 



41. ¿Quién creó a Dios? 


Al mirar el universo ¿crees que tiene un final el espacio? Obviamente no lo tiene. Si hubiere allí una pared de ladrillo con un gran cartel diciendo “Este es el fin”, la pregunta curiosa entonces es, “¿Y qué hay detrás de esa pared de ladrillos?” 

Si crees o tienes “fe” que el espacio no tiene comienzo ni tiene fin. Lo mismo se aplica con Dios. Él no tiene comienzo ni fin porque Él es eterno.


 El hombre está sujeto a la dimensión del tiempo. Dios no, porque él habita fuera de esta dimensión. (2ª Timoteo 1:9; Tito 1:2); Él habita en la eternidad y no está sujeto al tiempo. Debido a que vivimos en la dimensión del tiempo, la lógica y la razón demandan que todas las cosas deben tener un comienzo y un final. Nuestra mente finita no puede entender lo infinito de Dios.


 Dime, ¿necesitas tener evidencias que hubo hay un constructor de un edificio para saber que alguien hizo el edificio? ¡No! De la misma manera, al ver la creación no necesitas tener más evidencias para saber que Dios la hizo. Muy dentro de ti, al ver tantas cosas maravillosas tú corazón te dice que Dios tuvo que haber creado todo esto. 

Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. Romanos 1:20



Índice de las preguntas y objeciones:


1. ¿Y qué de los que nunca han oído de la ley de Dios y de los Diez Mandamientos? ¿Se perderán también?

2. “Me siento que soy demasiado pecador.”

3. “Todos de una forma u otra hemos violado la ley… Si el hombre ha de ser juzgado por ese estándar

entonces nadie se salvará”

4. “¿Qué te da el derecho de juzgarme?” 

5.  “Reconozco que he violado muchos de los mandamientos, pero hago más cosas buenas que malas, y ayudo 

a otros.”

6. “No siento que he ofendido a Dios.

7. “Yo nunca he mentido, robado, mirado con lujuria o blasfemado. No creo que he pecado”

8. “Más adelante en mi vida me pondré a cuentas con Dios” Todavía tengo tiempo para divertirme un poco. 

9. “No creo alguien pueda llegar a conocer a Dios.”

10. “Reconozco que he pecado, creo en Jesús, pero aun no estoy listo para arrepentirme, pero sé que Dios 

me va a perdonar”

11. “Yo he nacido de nuevo muchas veces, he hecho esa oración varias veces”

12. “Si Dios es perfecto ¿Por qué hizo una creación imperfecta? y ¿Por qué nos dejó pecar?”

13. “Reconozco que he quebrantado muchos de los mandamientos, ¿pero quién no lo ha hecho?”

14. “Trato de leer la Biblia, pero no la puedo entender.”

15. “Cuando estás muerto todo se acabó, se apagaron las luces y ya, estás muerto, ¿entiendes?”

16.  “¿Y quién hizo a Dios?”

17. “Tú no puedes estar seguro de nada. Todo es relativo y no hay nada absoluto”

18. “No creo que el infierno es un lugar real, creo que el infierno esta aquí”

19. “¿Por qué existe tanto sufrimiento?” ¿Si Dios es amor porque lo permite?

20.  “¿Por qué hay tantas religiones diferentes?”

21. “¿Por qué hay tantas denominaciones? ¿Quién tiene la verdad?

22. “Todas las religiones conducen al mismo lugar.”

23.  “Tengo muchas cosas que hacer antes de ser cristiano.”

24.  “No quiero tener que dejar de hacer lo que estoy haciendo”

25. “Ya yo acepté a Cristo antes, ahora no son tan fanático”

26.  “No debieras hablar tanto del pecado.  ¿No dice la Biblia Dios es amor?” 

27. “Dios me hizo así y si cometo pecado esa es su culpa.”

28. “¿Se puede pecar y aun seguir siendo cristiano?”

29.  ¿Y tú que? ¿A poco no has codiciado o adulterado con la mente?

30. “Decir que Jesús es el único camino a Dios es muy radical e intolerante”

31  “Necesito ver para creer. Si Dios es real que me de alguna seña y creeré”

32.  “Esperaré hasta que sea más viejo y entonces me pondré a cuentas con

33. “Necesito limpiar mi vida primero antes de entregarme a Cristo”

34. “Soy muy pecador, no creo que Dios podría perdonar todos mis pecados”

35. “¿Por qué Dios permite el mal? ¿Por qué hay guerras?

36. “La Biblia fue escrita por hombres”

37. “Yo espero ir al cielo cuando muera.”

38. “Soy culpable, pero creo que iré al cielo”

39. “Soy culpable y se que si Dios me juzga iré al infierno” 

40. “Mi dios es un dios de amor y perdón, y nunca me enviaría al infierno.”

41. ¿Quién creó a Dios?


Para preguntas escribir a info@escueladeevangelismo.com. Favor no reproducir sin antes dejarnos saber. Si tienes otras preguntas y Objeciones por favor envíelas para añadirlas aquí. Estas preguntas y objeciones y respuestas bíblicas las ofrecemos como recurso gratuito para todos aquellos que quieren se obedientes a la gran comisión y sienten pasión por los perdidos. © 2012, Revisado © 2020.

Descargas

MANUAL_DE_PREGUNTAS_Y_OBJECIONES (pdf)

Descargar